Vagones de metro 

Y entro y el metro esta silencioso,  raro en un día como hoy,  que se le supone ajetreado y bullicioso.  Y me siento, cosa que no suelo hacer casi nunca, porque sé que siempre me voy a levantar en cuanto entre alguien que necesite sentarse.  Y prefiero leer el libro...