;

Daniel M. Givaudan escritos, blog, Libro, foto Arlinton

Cuenta la historia que en tiempos en el que solo importaba la música del mar

El tacto de la  arena en la piel

Amanecer en cualquier lugar y desayunar una sonrisa

Sin importar dónde ni qué ni cómo

Solo con quien

Cuenta esta historia que no era necesario hacer nada

Solo dejarte llevar

Dejarse ir

Que aunque existían los días grises, estos nunca vencieron

Que mientras hubiera una playa, Un amanecer y una sonrisa

todo estaba salvado

el guerrero de los días grises sonríe,

Porque sabe que aunque Los restos del mar nunca traerán una mensaje en una botella

No todo está perdido

Que mientras haya una historia que contar

Todo permanece vivo

Que incluso aunque la historia ya no esté

No por ello el mar deja de llegar a la orilla

Qu no hay historia buena o mala

porque todo viaja contigo, y tiene su espacio.

El guerrero de los días grises (y de tantos otro días)

Vuelve a sonreír, donde antes esa arena albergó su historia

Pero sabe  que seguirá siendo inicio y fin de otras tantas

Se levanta, coge su brújula rota, que no lleva a ninguna parte y sin embargo entiende que todo se repite

como un circulo encerrado en el infinito Mira por una vez mas  al  mar y saluda

El sabe porqué, y el mar sabe porqué

Y eso es suficiente.

Texto: Daniel M Givaudan

Canción: Someone  you loved

https://youtu.be/ZL1frGYGrKk

Shares