No sabes nada.

Estaba a punto de bajar la antorcha y encender la pira funeraria cuando su mano se detuvo. —No puedo hacerlo —pensó. La miró, recorriendo con sus ojos aquel cuerpo que le había hecho romper sus votos. Aquel cuerpo que lo había trasportado a otro mundo. Se detuvo en...